Estudios recientes indican que la conducción por fatiga causa la mayoría de los accidentes. Alrededor del 20% de los accidentes de tráfico mortales implican la fatiga del conductor. Sólo en 2016, se estimó que la conducción somnolienta fue responsable de 72.000 accidentes, 44.000 heridos y 800 muertes en todo el mundo.

Hay varias razones por las que la gente se duerme al volante:

  1. Trastornos del sueño no tratados o no reconocidos
  2. Fatiga provocada por una actividad extenuante
  3. Privación de sueño durante periodos elevados de tiempo
  4. Ingesta de alcohol.
  5. El uso de algunos medicamentos.
  6. Conducir durante largas horas sin descanso.
  7. Deficiencias dietéticas, depresión, diabetes, anemia o problemas de la tiroides.

El cansancio o la fatiga reduce el tiempo de reacción, reduce la vigilancia y perjudica el procesamiento de la información.

El conducir mientras está cansado no es recomendable, puede tener efectos adversos para usted y para el resto de usuarios de la carretera.

Según un informe reciente, el 60% de los adultos admitió conducir cuando estaba cansado, mientras que el 37% admitió haberse quedado dormido al volante!

Permanecer despierto mientras se conduce no es complicado. Una manera sencilla de evitar la somnolencia consiste en descansar durante 30 minutos una hora antes de embarcarse en un viaje largo, o en las paradas del viaje. Simplemente con asegurarse de que se está estacionado en un lugar seguro se puede compensar la falta de reposo.

A continuación se enumeran varios factores que le ayudarán a prevenir la fatiga:

  1. Descanse bastante antes de un largo viaje.
  2. Mantenerse hidratado.
  3. Tener un conductor centrado ayuda a evitar distracciones y le mantiene alerta
  4. Cambie con su copiloto siempre que sea posible
  5. Tome descansos regulares, al menos cada dos horas
  6. No beba alcohol antes de su viaje
  7. Descanse después de 8 horas de conducción al día

Así que la próxima vez que se sienta un poco somnoliento, no se arriesgue.